¿QUÉ ES ESO DE LA TIMIDEZ?

El sentimiento de timidez y de temor al ridículo no es nada más que una consecuencia de ese proceso al que llamamos vergüenza. Tengo miedo a repetir un error y que se manifiesten unas características de mí que creo que no son agradables para mi entorno. Creo que socialmente voy a poder ser rechazado por esas características, por el desprecio social que eso podría conllevar. Se sustenta en una creencia de la que hemos hablado en algunos otros artículos que es la creencia de falta de valía.

 

Es decir, me creo que soy menos y que valgo menos que los otros, que no estoy a la altura de esas otras personas. Antiguamente se conocía como el complejo de inferioridad. Con ello nos reprimimos en la ejecución de nuestras decisiones, nos mantenemos pasivos sin permitirnos experimentar y, por tanto, seguimos con nuestra ignorancia sin resolver.

 

De esta forma no podemos aprender de nuestra experiencia porque consideramos que los modelos a imitar están demasiado altos para nuestro alcance. Sin embargo esta creencia de supuesta falta de valía nunca es real, por eso digo supuesta. La persona que tiene timidez -que « timidea » con frecuencia- realmente ¡no tiene ninguna falta de valía en absoluto!

 

NO ERES TÍMIDO

afrontar-la-timidez-no-eres-timido

Es bastante frecuente que el primer día cuando llegan personas nuevas a mi consulta me digan “mira, yo es que soy muy tímido, a mí es que me da mucha vergüenza estar en situaciones sociales. Es que lo paso muy mal cuando estoy en reuniones, en la facultad, o en clase con personas desconocidas”. Es decir, se definen como que son tímidos.

 

Lo primero que hago es explicarles que la timidez no es una característica de los seres humanos. Es decir, en el DNI no pone « soy tímido », porque no es algo que se sea. No somos tímidos, estamos tímidos con frecuencia. Algunas veces pregunto a mis pacientes « bueno pero entonces, cuando estás solo o cuando estás en tu casa ¿también estás tímido? »  Y suelen contestar que en casa no tienen ningún problema.

 

Entonces, si en esos momentos en los que estás solo no tienes timidez es porque no eres tímido. Si fueras tímido no podrías dejar de estar tímido. Realmente lo que estás es tímido con una cierta frecuencia y en determinados ambientes, en determinadas situaciones.

 

¿CÓMO AFRONTAR LA TIMIDEZ?

Hemos dicho que algunos de los vídeos de mi canal de YouTube que timidez y vergüenza son unos de los múltiples nombres que le damos a los trastornos de ansiedad. Hemos visto también que ansiedad es el miedo sin objeto: en el miedo hay una amenaza, un peligro real y proporcionado que lo desencadena, mientras que la ansiedad se desencadena ante un peligro imaginario. En este caso tenemos miedo a que se descubran algunas características de nosotros, nuestra supuesta falta de valía.

 

La persona que tiene timidez evita las situaciones en las que se expone a esos ambientes sociales que teme, que pueden ser perjudiciales. Por tanto, evita las reuniones sociales, evita el contacto con las otras personas, evita incluso hasta familiares o amistades de la familia. Esa evitación profundiza y agrava el problema, porque en la evitación los trastornos de ansiedad crecen.

 

Entonces, ¿cómo afrontar la timidez y la vergüenza? Pues como siempre, afrontando las situaciones temidas. Pero claro, la persona tímida no se atreve a afrontarlas, hay que hacer un trabajo previo.

 

TRES PASOS PARA AFRONTAR LA TIMIDEZ

tres-pasos-para-afrontar-la-timidezSe trata de estructurar una serie de afrontamientos de las situaciones temidas empezando por las menos temidas. Es decir, una persona no teme lo mismo enfrentarse a una conferencia delante de doscientas personas, que a hablar en un grupo de tres personas. Por tanto, se empieza un afrontamiento progresivo.

 

1°- Afrontar la timidez a nivel imaginario con relajación

Podemos empezar por hacer este tipo de afrontamiento a nivel imaginario a través de una técnica de relajación. Es decir, nos imaginamos en la situación temida en el estado de relajación, con lo cual nos es más fácil afrontar imaginariamente estas situaciones. Podemos realizar este ejercicio todo los días durante un par de semanas.

 

2°- Afrontar la timidez a nivel imaginario sin relajación

Una vez que ya en relajación nos podemos atrever a reunirnos en un grupo de diez personas -situación temida – entonces lo hacemos sin relajación a nivel imaginario. Es decir, nos imaginamos a nosotros en esa situación con un entorno de ocho o diez personas, desenvolviéndonos como a nosotros nos gustaría desenvolvernos: sin sonrojarnos, sin tartamudear, sin quedarnos cohibidos. Podemos también realizar este ejercicio todo los días durante un par de semanas.

 

3°- Afrontar la timidez con « exposición en vivo »

Una vez estos dos pasos hechos pasamos al afrontamiento en vivo. Es decir, empezamos por eso que se llama autorrevelación. Nos reunimos con un grupo de dos o tres personas y les advertimos: « bueno, yo es que tengo timidez, me pongo nervioso al hablar en público ». Con esto podrás comprobar que, si dices que a veces te pones tímido, ya no tienes tanto miedo a que se note que tu timidez está funcionando.

 

A partir de ahí empezamos a establecer una relación cada vez más próxima a las situaciones temidas. Es decir, podemos irlo resolviendo progresivamente con estas técnicas sencillas y poderosas que utilizamos en psicoterapia.

 

En nuestro programa « Guía hacia el Bienestar » damos algún tipo de referencias de cómo se abordan estos procesos a nivel más profundo. En él encontrarás técnicas no sólo para afrontar la timidez sino también herramientas psicoterapéuticas eminentemente prácticas para resolver de forma eficaz cualquier manifestación de ansiedad.

 

Puedes empezar y acceder a CINCO vídeos de iniciación GRATUITOS “Piensa bien para vivir mejor” pulsando la imagen debajo:Piensa-bien-para-vivir-mejor

¿Te ha gustado el artículo?

Deja tu comentario