Hay un dicho de más de dos mil años que dice “el problema no es que tengas miedo. El problema es que el miedo te tenga a ti”. Es decir, cuando el miedo “nos invade” entonces nos quedamos paralizados. Por tanto, solemos pensar que el miedo a afrontar las situaciones temidas se resuelve evitando. Sin embargo la solución siempre está en el afrontamiento.

 

SOBRE EL MIEDO Y LA ANSIEDAD

En algunos de los vídeos de divulgación a los que puedes acceder pulsando este enlace, comentaba que la ansiedad, según los médicos antiguos, es el miedo sin objeto. Es decir, ellos ya distinguían entre ansiedad y miedo.

 

Llamamos miedo cuando la respuesta básica de supervivencia del organismo, como mamíferos que somos, se desencadena frente a un peligro externo. Es decir, hay un peligro exterior que nos impacta, que nos amenaza, y entonces nuestro cuerpo responde para intentar salvarnos la vida. Es lo que conocemos como respuesta biológica de miedo.

 

Cuando esa respuesta la generamos sin que exista un estímulo real y proporcionado en nuestro exterior, lo llamamos ansiedad. Los antiguos decían “miedo sin objeto”, a mí me gusta llamarlo “miedo con objeto interno”. Es decir, sí existe el peligro, la amenaza. Lo que ocurre es que no está fuera, sino dentro. La ansiedad para mí es el miedo con objeto imaginado, con amenaza imaginaria.

 

CÓMO AFRONTAR LA ANSIEDAD Y EL MIEDO

como-afrontar-la-ansiedad-y-el-miedo

Utilizamos ansiedad y miedo de una forma prácticamente sinónima. Pero realmente el miedo no se puede afrontar. El miedo biológico, el miedo en las situaciones de supervivencia no es algo que haya que afrontar. Si me encuentro un toro, lo que tengo que hacer no es paliar mi miedo, ¡es salir corriendo!

 

Quiero decir, ante una amenaza real y proporcionada, el miedo lo que nos permite es salvar la vida. Ahí no debemos hacer nada, ni con medicaciones, ni con técnicas… Lo que hay que hacer es salvar la vida. Generalmente llamamos miedo a la ansiedad, y es a ella a la que me refiero hoy. Entonces, ¿cómo afrontar las situaciones temidas, la ansiedad, el miedo con objeto interno o imaginario?

 

1°- LA RELAJACIÓN

entrenamiento-en-relajacion-creativaLa primera técnica fundamental es el entrenamiento en una técnica de relajación. Es decir, ir disminuyendo los niveles de ansiedad que se van acumulando en el cuerpo. La población en general, en las ciudades sobre todo, tenemos unos niveles de ansiedad muy altos. Simplemente por el ruido medioambiental ya estamos en unas cotas altas de ansiedad y tenemos una sobre estimulación de nuestro sistema nervioso simpático.

 

La mejor técnica preventiva que conozco se llama “Entrenamiento en Relajación Creativa”. Es la que utilizo personalmente. La diseñó mi hermano el doctor Eugenio Herrero Lozano, y creo que es la técnica que podemos encontrar con mejor relación entre inversión y beneficio. Con la práctica asidua de esta técnica lo que conseguimos es disminuir los niveles de ansiedad, para que no tengamos esas crisis de ansiedad.

 

Hay otras muchas técnicas a nuestra disposición para afrontar la ansiedad, y casi todas las técnicas en psicoterapia se basan en hacer lo contrario de lo que nos pediría el cuerpo. Es decir, ante el peligro real lo que puedo hacer es luchar o huir. Pero ante el peligro imaginado lo mejor que puedo hacer es afrontarlo.

 

No se trata de luchar y no se trata de huir, porque está a nivel imaginario, y no está en la realidad. Una máxima de toda psicoterapia es que “evitar genera problemas”. Y los problemas solamente se resuelven afrontando, afrontando en la realidad o lo que es más fácil, afrontando a nivel imaginario.

 

2° AFRONTAR LAS SITUACIONES TEMIDAS A NIVEL IMAGINARIO

En uno de los artículos anteriores hablaba de la vergüenza y la timidez, y lo que decía en estos artículos se puede extender a cualquier tipo de temor o de miedo. Quiero decir, puedo hacer un trabajo con la ansiedad en estado de relajación y utilizando la imaginación.

 

Es la técnica de psicoterapia más antigua que conocemos a nivel de terapia cognitivo-conductual occidental moderna. Se llama “desensibilización sistemática”, es una técnica de los años cincuenta del siglo pasado. Está descrita con detalle en uno de mis libros que se titula “La Sabiduría de las Emociones”. Consiste en imaginarme que me acerco a la situación temida progresivamente, estando en relajación.

 

Por ejemplo: me ha llamado mi jefe y mañana tengo que ir a hablar con él, y entonces me pongo a temblar. Y cuando me pongo a temblar, tartamudeo y empiezo a sudar, me pongo colorado, me tiemblan las manos como si me fuera a comer, como si en vez de mi jefe fuera un león.

 

Lo que puedo hacer es el día anterior, en estado de relajación, imaginarme que voy a hablar con mi jefe tranquilo y sin temor. Mientras tanto, en los momentos en que no estoy en relajación, me puedo imaginar hablando con mi jefe como yo quiero estar: tranquilo, sereno… Como si en vez de mi jefe fuera el amigo ese con el que comparto mis problemas y mis dudas.

 

3° AFRONTAR LAS SITUACIONES TEMIDAS CON “EXPOSICIÓN EN VIVO”

 

afrontar-las-situaciones-temidas-con-exposicion-en-vivo

La técnica de exposición en vivo consiste en hacer ensayos con la realidad. En vez de enfrentarme a mi jefe, le cuento los problemas a mi compañero de trabajo, a ver cómo me responde, y después voy ya a hablar con mi jefe.

 

Es decir, la solución siempre está en afrontar, en afrontar de cualquier manera, con cualquier tipo de herramientas. Muchas técnicas de psicoterapia estructuran este tipo de estrategias para afrontar las situaciones temidas. Recuerda que la solución siempre está en el afrontamiento.

¿Te ha gustado el artículo?

Deja tu comentario