El estrés emocional y sus síntomas influyen enormemente en la salud. Si no se maneja de forma inteligente, puede derivar en enfermedades, ya sean físicas (cardiovasculares, neuronales, etc.) o psicológicas (depresión, ansiedad, etc,). Por ello, en este post, te damos algunas claves para que aprendas a manejarlo. ¡Toma nota!

Estrés y salud, ¿cómo se relacionan?  

El estrés no deja de ser un sentimiento que provoca tensiones físicas o emocionales y se manifiesta en situaciones frustrantes o que suelen escapar a nuestro control. 

Y es que el cuerpo, ante un desafío, reacciona de forma inmediata con aumentos de presión, respiraciones aceleradas, etc. Es lo que se conoce como alostasis aguda, el proceso de reacción al estrés a corto plazo. 

Y aunque ciertos episodios de estrés pueden ser positivos – es el caso de quienes trabajan o se concentran mejor bajo presión, por ejemplo, en temporada de exámenes –, si se prolongan en el tiempo, pueden aflorar dolores en el pecho, problemas de insomnio o ritmo cardíaco acelerado que pueden acabar por hacernos enfermar. Es lo que se conoce como un cuadro de alostasis crónica, es decir, a largo plazo. 

 

Así se maneja el estrés emocional 

El estrés emocional y sus síntomas son episodios con los que todos acabamos lidiando en algún momento de nuestras vidas. En definitiva, su aparición es inevitable. Pero también podemos aprender a mantenerlo a raya si tomamos unas precauciones básicas. A continuación, ofrecemos algunas recomendaciones para saber gestionarlo de forma sana. 

  • Aprende a decir ‘no’. Ante una situación abrumadora de quehaceres, habrás de establecer prioridades. Empieza por las cosas más urgentes y deja para otro momento lo que requiera menos esfuerzo o importancia. 
  • Pide ayuda si no puedes con todo. Apóyate en tus seres queridos para afrontar tus responsabilidades, ya sean familiares, personales o laborales, con perspectivas diferentes más positivas. 
  • Invierte tiempo en ti. Saber desconectar es un punto clave en el manejo del estrés. Refúgiate en tus hobbies favoritos, ya sea la lectura, la jardinería o el deporte, para liberarte de esos bucles tóxicos en los que solo te centras en lo que no has logrado. También es interesante acudir a clases de yoga o de meditación. 

En Guía hacia el bienestar valoramos la salud física y emocional por encima de todo y ponemos todas las herramientas a tu alcance para que desarrolles tu bienestar. ¡Llámanos!

¿Te ha gustado el artículo?

Deja tu comentario