Si te preguntas cómo tener una salud mental y bienestar emocional saludable hay muchos cambios que puedes implementar en tu vida empezando desde hoy mismo apoyándote por ejemplo en esta formación para caminar hacia el bienestar que te ofrecemos.

Cuando hablamos de salud mental nos referimos al bienestar emocional, psicológico y social. Es algo que tiene que ver con la forma de pensar, sentir y actuar ante la vida. También tiene que ver con cómo se maneja el estrés, con la formas de relacionarse unas personas con otras y con la toma de decisiones. Hay que trabajar en pro de una buena salud mental en todas las etapas de la vida. Partiendo de la niñez y la adolescencia hasta llegar a la edad adulta y a la vejez.

La salud emocional ayuda a enfrentar el estrés, a estar físicamente saludable, a mantener buenas relaciones sociales, a ser más productivos en el trabajo y a desarrollarnos al máximo sacando todo nuestro potencial. Se trata de llevar un estilo de vida saludable con actividad física, una alimentación saludable y alejando las emociones negativas. Esto ayudará a mantener un equilibrio, a disfrutar de mejores relaciones de pareja o a asumir mejor las responsabilidades diarias.

 

bienestar emocional

 

Mejorar tu salud mental y tu estado de ánimo está en tu mano. Puedes echar mano de técnicas de relajación para encontrar el equilibrio entre las emociones positivas y las negativas. Es clave además valorar las cosas buenas de la vida. Por ejemplo, el apoyo de los seres queridos. Todo ayuda a disfrutar de una buena salud mental.

Como no, hay que cuidar la salud física ya que está conectada con la mental y el bienestar emocional. El ejercicio físico puede ayudar a reducir el estrés y la depresión y a mejorar el estado de ánimo. Es clave además dormir lo suficiente y tener un horario de sueño regular. También alimentarse de forma saludable apostando por la dieta mediterránea. Esto ayuda a sentirse mejor físicamente, pero también a mejorar el estado de ánimo y a disminuir la ansiedad y el estrés. Una carencia de nutrientes puede provocar algunas enfermedades mentales. Por ejemplo, puede haber una relación entre los niveles bajos de vitamina B12 y la depresión. Por eso es clave llevar una dieta equilibrada.

En cuanto al bienestar psicológico y social, es esencial tener relaciones fuertes y sanas con los demás. Esto puede ayudar a desarrollar habilidades para enfrentar problemas evitando factores de riesgo. Esto ayuda a enfrentar los problemas, a tomar medidas, a ser flexibles y a no tirar la toalla antes de tiempo.

 

bienestar emocional y salud mental

 

Al bienestar mental también puede ayudar la meditación. Hay varios tipos como la meditación de atención plena y la meditación trascendental. En general hará falta un lugar tranquilo con pocas distracciones. Hay que mantener una postura cómoda, sentada, acostada o caminando. Hay que adoptar una actitud abierta donde se dejen fluir los pensamientos sin juzgarlos. La meditación diaria es uno de los hábitos saludables que podemos introducir en nuestra vida para caminar hacia el bienestar. Nos servirán además las técnicas de relajación. Se trabaja la respiración, se disminuye la presión arterial y se reduce la tensión muscular y el estrés. Hay varios tipos de técnicas de relajación. Por ejemplo, la relajación progresiva o las imágenes guiadas. En este segundo caso se trata de enfocarse en imágenes positivas para ayudar a sentirse más relajados y enfocados.

Para gozar de una buena salud emocional podemos optar además por la autohipnosis. Se trata de alcanzar un estado de relajación plena. Serán de ayuda además los ejercicios de respiración profunda, lenta y relajada.

También es importante reconocer cuándo hay que buscar ayuda. Un profesional determinará cuál es el mejor tratamiento y por qué tipo de terapias optar.

Una persona emocionalmente saludable tendrá el control de sus pensamientos, sentimientos y comportamientos. Será capaz de hacer frente a los desafíos de la vida. Hablamos de salud física y mental. De llevar un estilo de vida saludable con ejercicio físico, alimentación óptima, relaciones sociales sanas y productivas.

Esto no quiere decir que la persona sea feliz todo el tiempo sino que es consciente de sus emociones y puede lidiar con ellas, positivas o negativas. Para
mejorar la salud hay que saber cómo manejar los sentimientos negativos. Saber cuándo buscar ayuda ante determinados problemas de salud.

 

salud mental

 

Una buena salud emocional permite trabajar de manera productiva y lidiar con el estrés. También afecta a la salud física. Un estado mental sano está relacionado con la salud física. Cuidar la salud incluye tener una presión arterial buena, lo que reduce el riesgo de enfermedades cardíacas y ayuda a tener un peso más saludable. Hay muchas fórmulas para mejorar o mantener una buena salud emocional. Para saber manejar el estrés y lograr el equilibrio.

Cuidar la salud física incluye dejar de fumar, hacer ejercicio regular, comer saludable y dormir lo suficiente. Como no, no abusar de las drogas o el alcohol.

Las personas han de ser conscientes de que la salud mental es tan importante como la física. El cuidado personal incluye mantener buenas relaciones con otros, evitar el aislamiento y mantener activo el cerebro.

 

 

¿Hablamos?

    ]