LOS EFECTOS PSICOLÓGICOS DEL CORONAVIRUS

Hoy me dirijo a vosotros por un tema muy candente: el tema de la infección masiva por el coronavirus (Covid-19). Las consecuencias psicológicas del coronavirus ya se han notado a todos los niveles de la estructura social de los seres humanos, tanto a nivel individual como a nivel colectivo.

 

El confinamiento en el que nos hemos encontrado, esta separación de nuestras personas queridas, de nuestros trabajos, este enclaustramiento dentro de nuestras propias viviendas para no contactar con otros seres humanos, han generado no solamente un distanciamiento sino que están provocando unas alteraciones emocionales muy importantes a todos los niveles. No nos damos cuenta de las consecuencias psicológicas del coronavirus, creemos que todas estas situaciones que hemos estado viviendo como amenazantes y frustrantes nos han pasado desapercibidas…y no es así.

 

LAS ALTERACIONES EMOCIONALES PROVOCADAS POR LA COVID-19

Ya hemos visto en otro artículo anterior que a nivel emocional, cuando consideramos que perdemos algo de forma exagerada sentimos tristeza. Cuando pensamos en amenazas exageradas sentimos angustia, y cada vez que consideramos una situación como excesivamente injusta y que no hemos hecho nada para merecernos “este castigo” entonces sentimos enfado.

 

1°- Ansiedad como primera alteración emocional

consecuencias psicológicas del coronavirus - AnsiedadLo primero que ocurrió dentro de los efectos psicológicos del coronavirus fue un estado de ansiedad. Es decir, había una amenaza y una amenaza vital que estaba extendiéndose. No sabíamos que proporciones iba a alcanzar y se desarrolló muy rápidamente contra toda previsión. Nos pilló desprevenidos, por tanto fue una amenaza que puso en guardia toda nuestra estructura de supervivencia. Se produjo una estimulación del sistema nervioso simpático, que preparó nuestros organismos para esta supervivencia, para adaptarnos mejor a las condiciones que iban a darse en los días, semanas y meses sucesivos.

 

En primer lugar nos adaptamos a esa nueva situación, con todos sus inconvenientes, con todos sus costes. Fueron sobre todo costes familiares, costes sociales. No pudimos relacionarnos ni desahogarnos en persona porque aunque no nos guste, el teléfono y las vídeollamadas no constituyen la misma eficacia de desahogo que el contacto personal y próximo. Se han originado estados de ansiedad mantenida que han llevado al agotamiento de nuestras reservas de energía y, por tanto, al entristecimiento a nivel individual.

 

2°- Enfado y tristeza como siguientes alteraciones emocionales

consecuencias psicológicas del coronavirus - EnfadoCuando una situación de ansiedad se mantiene en el tiempo, agota las reservas de energía del individuo y entramos entonces en esa otra fase defensiva a la que denominamos tristeza. Por otro lado hemos vivido durante los últimos nueves meses situaciones de pérdida, primero de seres queridos, pero también de contactos en el alejamiento y del desarrollo de algunos familiares, de los más pequeños.

 

Ahora que podemos volver a relacionarnos lo que se nota es una escalada impresionante en el estado de irascibilidad de los individuos y de los grupos. Está habiendo conflictos ya de enfrentamiento entre distintas personas. A nivel individual estos enfrentamientos están dando origen a trastornos emocionales, ya no sólo de ansiedad y de tristeza sino también de enfado.

 

SOMATIZACIONES Y MANIFESTACIONES CORPORALES

Trastornos psicosomáticos

En nuestra metodología consideramos que no hay separación entre la mente y el cuerpo: es el concepto holístico cuerpo-mente-espíritu del ser humano como una unidad indivisa e indivisible. Por tanto, este proceso que parece que es solamente físico no es así: no sólo es físico sino que es también social y es sobre todo emocional.

 

¿Qué repercusiones emocionales está teniendo en nosotros – seamos conscientes o no seamos conscientes-  esta situación de alerta mantenida durante meses? Va quemando nuestra energía y gastando la capacidad de enfrentarnos a las situaciones. Las consecuencias psicológicas del coronavirus se manifiestan primero a nivel emocional y podemos no percibirlas hasta que ya nos den avisos al otro nivel. Es decir, cuando tengo un trastorno emocional, mis pensamientos – que inevitablemente magnifican e intentan buscar consecuencias a las situaciones- generan emociones y esas emociones se traslucen hacia el cuerpo y a nuestra relación con el entorno.

 

Por tanto, estamos empezando a tener problemas digestivos, problemas de contracturas musculares, problemas de acúmulos en las articulaciones y de dolores erráticos, dolores de cabeza, problemas digestivos, problemas dentales… Los dientes son un sitio de somatización muy importante, no sólo ya por las contracturas musculares que mantienen los dientes cerrados. Nuestra boca y nuestros dientes son el sitio de entrada del mundo hacia nosotros, no sólo de los alimentos sino también de la respiración y del agua. Esa primera línea de combate frente a lo que viene de fuera es también el sitio donde se manifiestan muchas de nuestras alteraciones emocionales.

 

Trastornos locomotores

Por mucho que hayamos hecho ejercicio, la inactividad conlleva que los músculos se atrofien, se distiendan y se queden más flácidos, en las personas de todas las edades pero sobre todo en aquellas personas de mayor edad. Esta flacidez, esta disminución en el ejercicio muscular acarrea enorme cantidad de problemas, no solamente locomotores, de equilibrio y de fuerza sino también a nivel emocional.

 

CÓMO AMINORAR LAS CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS DEL CORONAVIRUS

El tema general de este artículo está muy en el momento presente: “piensa bien para vivir mejor”.

 

Pero ¿Cómo es eso de pensar bien? ¿Cómo voy a pensar bien en esta posición, en esta situación en la que todo parece que está en mi contra? Bueno, nuestra hipótesis es que si estoy sufriendo es porque estoy magnificando esta situación, porque podría pensármelo mejor. Es decir porque ya tengo desarrolladas capacidades adultas para pensarlo de otra manera menos afectante, menos dañina.

 

El tratamiento de las consecuencias psicológicas del coronavirus es una de los aspectos que abordamos en nuestra “Guía hacia el Bienestar”. Llevamos unos meses trabajando en poner a vuestra disposición todas las herramientas que hemos ido acumulando durante más de cuarenta años en el tratamiento de este tipo de procesos, en el abordaje de estas cuestiones psicológicas. Nuestra terapia es perfectamente aplicable a esta situación de emergencia en la que nos encontramos, porque en ella nos centramos en las alteraciones emocionales y sus repercusiones a nivel somático.

¿Te ha gustado el artículo?

Deja tu comentario