EL ENTRENAMIENTO EN RELAJACIÓN CREATIVA

 

Se supone que en la primera infancia nos relajábamos. No es que supiéramos o no, sino que lo hacíamos. Si os habéis fijado en un recién nacido, cuando está dormido o, simplemente, cuando no está haciendo nada, si le cogemos un brazo o una pierna y lo soltamos, caen a plomo, están relajados. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Los animales, por ejemplo los felinos, son maestros en relajación. Un gato, cuando no está haciendo nada con una pata, la tiene relajada. Si está haciendo algo, la tiene con la contracción muscular necesaria para lo que está haciendo, ni más ni menos. Es decir, saben relajarse y contraerse lo necesario para aquello que van a ejecutar. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Pero resulta que nosotros ya no sabemos o, en todo caso, si tenemos que aprender es porque nos parece que ya no sabemos. Y muchas veces nos parece con razón, porque con frecuencia nos encontramos con los músculos contraídos, como si estuviéramos encerrados en una coraza muscular. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

La relajación es una forma de estar del cuerpo, pero hemos ido aprendiendo a estar en la forma opuesta, es decir, a estar contraídos, tensos y cada vez con más intensidad y durante más tiempo. De manera que llega un momento en el que algún grupo muscular permanece contraído casi continuamente. Cuando esto ocurre, ese grupo muscular duele. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

LAS CONSECUENCIAS FÍSICAS

Hay muchos dolores que están producidos por contracción muscular. Por ejemplo, dolores de cabeza producidos por contracción de los músculos de la frente o de la nuca. O dolores de espalda, por ejemplo en la punta de la paletilla, por contracción del músculo trapecio. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

¿Cuántas veces te has sorprendido con los hombros elevados, contraídos?

Y eso sabes que no te sirve para nada. Estamos muchos más cómodos con los hombros caídos, colgando por su peso. Con todo lo anterior quiero decir que hay grupos musculares a los que hemos enseñado a contraerse por su cuenta, sin que tengan ninguna razón para hacerlo, y eso es fuente de dolor y molestias. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

¿Cómo puede ocurrir?

Se trata del entrenamiento de un mecanismo que tendría que ver con el sobresalto, con el miedo (por ejemplo cuando un animal oye un ruido, sabe que eso puede indicar peligro, entonces el animal se pone tenso, con la finalidad de estar preparado para huir o atacar de la forma más eficaz). (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

¿Qué pasa cuando una y otra vez reaccionamos con angustia?

Se tensan los músculos, el corazón late más deprisa, se segregue adrenalina, la tensión arterial aumenta, aparece sudoración… y sin darnos cuenta estamos entrenando ese mecanismo. Y cuanto más lo entrenemos será más probable que la angustia o la ansiedad aparezcan ante estímulos menores. La reacción se va haciendo automática. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Puesto que uno de los componentes de la reacción de miedo o angustia es la contracción muscular, resulta que a lo largo de nuestra vida hemos ido contrayéndonos una y otra vez, en general de forma innecesaria o desproporcionada. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Entonces, si la angustia y la contracción muscular están en relación (y de hecho lo están), cuando uno está angustiado contrae los músculos del cuello, de la espalda, de los hombros. Pero también es verdad lo contrario: cuando uno relaja los músculos rebaja su nivel de angustia. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Por lo tanto, la relajación también te puede servir para que si eres experto en angustiarte, empieces a aprender lo contrario. Si tienes la suerte de no ser experto en angustia, estarás creando un antídoto eficaz contra su aparición. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

CÓMO FUNCIONAN LAS TÉCNICAS DE RELAJACIÓN CORPORAL

Cuando uno empieza a hacer ejercicios de relajación, no consiste solamente en decir: relájate, relájate, te encuentras muy relajado. Relaja tus piernas, relaja brazos, relaja la cara… (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Pongo el ejemplo de una persona que no sabe conducir un coche y para aprender se le sienta en uno diciéndole: conduce, conduce bien, conduce… Posiblemente, no aprenderá a conducir solo porque se le mande hacerlo. De la misma manera, la persona que no sabe relajarse no aprenderá simplemente porque se le diga. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Entonces usamos un concepto que se denomina “bio-feed-back” o “retroinformación” el cual tiene que ver con el hecho de recibir una información resultante de una acción que acabamos de ejecutar. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Si os digo: relajaos, relajaos, no sabréis si os estáis relajando o no, porque os estará faltando la retroinformación. Pero si, en lugar de deciros esto, os digo: cuando os relajéis, vais a sentir esta sensación, o esta otra, si notáis una de esas sensaciones, podréis decir: entonces me estoy relajando. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

En la postura de relajación, todos los músculos deberían poder ablandarse. Puedes relajarte sin que, por ello, pierdas la posición. Para ello es conveniente que la posición sea equilibrada, que en ella todos los músculos se puedan aflojar sin perder la postura, o sin hacer fuerza para mantenerla. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

La relajación se debe aprender con los ojos cerrados, simplemente porque cuando estamos así, nos resulta más fácil percibir las sensaciones del propio cuerpo. También es necesario observar las distintas partes del cuerpo con la intención de valorar si estamos haciendo esfuerzo con alguna de ellas. Con mucha frecuencia estamos haciendo fuerza y no nos damos cuenta. Es importante darse cuenta, porque es entonces cuando podemos aflojar. Mientras no te das cuenta de las contracciones musculares, no podrás hacer nada. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Se puede usar la relajación durante varios momentos del día y en cualquier posición: sentados, de pie o andando y en posiciones diferentes en la cama. Puedes también relajarte durante el día, sentado en posiciones más corrientes, mientras estás en la oficina, en una cafetería o en casa viendo la tele. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Con esta intención, hace falta repasar todas las partes del cuerpo procurando evitar aquellas contracciones de las que seas capaz de darte cuenta. Conviene que sigas una secuencia fija por ejemplo: brazos, piernas, vientre y pecho, espalda (de arriba hacia abajo), hombros, cuello y cara. En ésta debes fijarte en la frente (que no esté arrugada), los ojos (que estén cerrados suavemente, sin apretar los párpados), y los dientes (que tampoco estén apretados). (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Con mucha frecuencia no estamos notando nuestro cuerpo. Solo lo sentimos cuando nos duele. Cuando no nos duele tenemos ausencia total de él. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE LA RELAJACIÓN

  • La piel es un semiconductor que tiene una resistencia eléctrica que varía con el grado de tensión-relajación muscular y también con el grado de ansiedad-serenidad. Cuando los músculos se contraen (o cuando uno se angustia), la resistencia eléctrica de la piel disminuye y viceversa. El aumento de la resistencia eléctrica, que ocurre cuando nos relajamos, crea una barrera contra el paso de los gérmenes a través de la piel y las mucosas. De manera que una persona habitualmente relajada está poniendo un obstáculo a la penetración de los gérmenes en el organismo y evitando infecciones, al contrario de lo que ocurrirá en una persona habitualmente tensa. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

  • También podrás aliviar o eliminar dolores de cabeza desencadenados por la tensión de los músculos de la nuca o de la cara que termina por generalizarse a todos los músculos que cubren el cráneo, u otros dolores que dependen de una tensión muscular exagerada y sostenida, por ejemplo: dolores de hombros, de espalda (lumbago), calambres en las piernas, etc., que son tan comunes. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

  • Con la relajación irás tornando progresivamente consciencia de tu cuerpo. Generalmente sólo notamos el cuerpo cuando nos duele, cuando está enfermo y no funciona bien. Con la relajación aprenderás a notarlo sano, a darte cuenta de que funciona correctamente. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

  • A medida que te vayas relajando más y más notarás como se establece un distanciamiento” de las sensaciones: Si tienes un problema podrás sentirlo a una cierta distancia, ser capaz de observarlo y de esa forma estar en mejores condiciones de resolverlo. Esto es: se establecerá una diferencia entre “yo tengo este problema” y “este problema me tiene a mí” (me domina, lo llevo sobre mis hombros y me siento incapaz de valorarlo y resolverlo). (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

  • Si con la relajación se produce una dilatación del sistema vascular ocurrirá que llegará más sangre a los tejidos y con esa sangre más oxígeno y más alimentos, limpiándose además con más facilidad del CO2 y de los productos de desecho que van soltando las células. De esa manera, las células y los tejidos podrán trabajar mejor. También si se hace la relajación regularmente varias veces al día, poco a poco, a lo largo de unas semanas, se consigue que la tensión arterial disminuya permanentemente. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

  • También se ha visto en los laboratorios de investigación que si se mide la cantidad de colesterol en la sangre de personas voluntarias antes y después de la relajación, el colesterol disminuye al relajarse. Estaremos así previniendo un endurecimiento y envejecimiento prematuro de las arterias que se favorece si están elevados la tensión arterial y el colesterol. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

  • La relajación aumenta el número de leucocitos (glóbulos blancos) que circulan en la sangre. Son las células encargadas de defendernos contra las infecciones. Esta sería una razón más que explicaría por qué con la relajación pueden disminuir las enfermedades infecciosas (resfriados, gripes, etc.). En realidad el estrés y la tensión continuada alteran el funcionamiento de todo el sistema inmunitario encargado de protegernos de las infecciones. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Y ahora seguramente te preguntas ¿Será verdad que relajándome puedo conseguir todas estas cosas?

La respuesta es: sí. Claro que no en un día o dos, sino poco a poco, con entrenamiento y empleándola regularmente (de la misma manera que un corredor va entrenando hasta que consigue rebajar su marca). (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

EL SISTEMA RESPIRATORIO

Está claro que todos respiramos la mayor parte del tiempo de forma espontánea, sin intervención de la voluntad. Cuando corremos respiramos de una forma y cuando estamos durmiendo lo hacemos de forma diferente. De la misma manera que hay una respiración adecuada a la carrera o al reposo, hay una respiración adecuada al estado de relajación, que en general es igual o muy parecida a la que tenemos cuando estamos profundamente dormidos. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

La respiración que aparece cuando nos relajamos suele tener una característica común para todo el mundo: es fundamentalmente abdominal. En general cuando hacemos ejercicio físico, tendemos a respirar con el tórax, con el pecho. Podemos observar la respiración y darnos cuenta de su fase activa, la inspiración, en la que metemos el aire dentro de los pulmones, y de su fase pasiva, la espiración, en la que el aire “sale solo». (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Cuando hacemos ejercicios de respiración dentro de la relajación, podemos dar a la fase de inspiración un significado. Le podemos dar el sentido de “estoy yo”, “estoy aquí” y “estoy ahora”. Es decir, durante el periodo activo de la respiración intentamos tomar conciencia de nosotros mismos en este instante y en este lugar (en el vientre y pecho, que es donde estoy notando el movimiento). Aquí y ahora. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Es una toma de conciencia de la “realidad”. Porque yo, pensando en lo que me pasó esta mañana, no estoy aquí y ahora, estoy en el recuerdo de lo que me pasó. Y pensando en lo que me va a pasar esta noche tampoco estoy en mi realidad; soy yo imaginando cosas del futuro. Mi realidad es este instante y luego este otro. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

¿Te das cuenta de que casi nunca estamos aquí y ahora?

Estamos siempre en otro sitio, pensando en cosas que han pasado en otro lugar o en otro momento o que pensamos que van a pasar. Los ejercicios de respiración tienen como finalidad, en parte, aportar ese sentido de realidad durante unos segundos o minutos a lo largo de nuestro día. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

En la otra fase de la respiración, la espiración, podemos notar una sensación de serenidad, de bienestar, de relajación que se produce con la salida del aire y que se extiende por todo el cuerpo. Cada vez que el aire sale pasivamente, te darás cuenta de que deja una sensación de bienestar, un residuo de serenidad. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

LA IMAGINACIÓN

La relajación física es el paso previo fundamental para cualquier técnica de profundización, ya sea meditación, concentración, trabajo parapsicológico (telequinesia, transmisión de pensamiento), o cualquiera de estas cosas. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Tras el control del cuerpo vendrá el estudio y control de la mente. Para poder controlarla, primero debemos adquirir la capacidad de observarla. Solo podremos hacerlo si somos capaces de distanciarnos y desidentificarnos de los contenidos mentales. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Es evidente que para poder observar el cuerpo necesitamos un punto externo de referencia. Ese punto de referencia somos nosotros mismos observando nuestro cuerpo (el yo observador). Para poder hacer un trabajo similar con la mente el primer paso es “desidentificarnos” de sus contenidos. Si nos identificamos con todo lo que pensamos e imaginamos la consecuencia es que “somos lo que pensamos e imaginamos”, y por tanto no podemos observarlo. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Haremos entonces con nuestra mente lo mismo que hicimos con el cuerpo. Observándola podremos empezar a eliminar imaginaciones, a conocer y cambiar, si tal es nuestro deseo, pensamientos y emociones. Algunas personas emplean las técnicas de relajación en el área de la parapsicología. Otras la emplean con vistas a un mejor conocimiento de sí mismas o, por ejemplo, para mejorar su creatividad en áreas como la música o la pintura. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Finalmente, podríamos hablar de los aspectos creativos facilitados por el estado de relajación, es decir, la utilización de nuestra imaginación de forma creativa. La imaginación es un proceso que todos conocemos bien y en el que habitualmente estamos involucrados de forma casi continua. A veces queriendo, pero muchas veces sin querer. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Recuerda lo que dije antes del “yo, aquí y ahora” y como con frecuencia no estamos en la realidad; como nos sumergimos en la imaginación de cosas pasadas o futuras; como prácticamente todo el tiempo estamos imaginando situaciones ajenas a la realidad presente. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Puesto que tenemos tanta costumbre de imaginar, podemos utilizar la imaginación en nuestro propio beneficio, es decir, de una manera constructiva, voluntaria y consciente. La imaginación es un proceso que se facilita cuando uno está en estado de relajación. Cuando nos relajamos podemos imaginar con más facilidad, con más viveza. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Si hacemos un ejercicio e imaginamos el sabor de un limón, nuestra boca se llenará de saliva, esto es porque el cuerpo reacciona frente a una cosa imaginaria como si fuera real. El limón es imaginado y el cerebro ha dado las mismas órdenes para que sea digerido, como si fuera real. Esto es muy importante porque continuamente estamos imaginando cosas que están afectando, de una manera u otra, a nuestro cuerpo como si fueran reales. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Entonces, si tenemos el hábito de imaginar y pensar cosas positivas será completamente distinto que si tenemos la mala costumbre de pensar o imaginar cosas negativas, por ejemplo enfermedades o dolores. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Muchas personas están atemorizadas por cosas sin realmente haberlas vivido. Hay gente que tiene temor a los aviones y nunca les ha ocurrido nada en ellos, incluso puede que ni hayan subido en uno. No es necesario que yo haya vivido un suceso para que me atemorice y desencadene una reacción de miedo en el cuerpo. Basta con que me lo imagine. Podríamos también poner el ejemplo de los ascensores. Las personas imaginan que puede quedarse parado y ellas encerradas. Y esto les provoca una angustia tremenda. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Entonces, al imaginar por ejemplo un limón, aparte de servirnos para comprobar la reacción del cuerpo ante una cosa imaginada, también no es útil para poner en funcionamiento los sentidos internos. Y son varios, no solamente la vista. De hecho hay diferencias en las personas respecto a la vía de acceso preferente a los archivos de la memoria. En tanto que algunos acceden a sus recuerdos de forma fundamentalmente visual, otros lo hacen de forma auditiva o a través de sensaciones táctiles, olfativas, etc. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Con este ejercicio del limón, puedes pensar que imaginarte sano y alegre puede tener un efecto saludable sobre tu cuerpo. Esto vendría a ser lo contrario de lo que ocurre en las enfermedades psicosomáticas (las que aparecen en nuestro cuerpo como resultado de cosas “negativas” que pensamos o imaginamos). Si yo consigo, a pesar mío, crear de esta manera enfermedades en mi cuerpo, puedo aceptar que imaginando ciertas cosas positivas, interpretando los sucesos de una manera diferente, pueda crear “salud psicosomática”. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

¿Qué interés puede tener imaginar nuestra propia imagen?

La autoimagen, es decir, nuestro propio esquema corporal, tiene un claro efecto sobre nuestros actos. Si nos imaginamos como personas tímidas, con pocas capacidades y poco atractivas, es muy probable que cuando nos desenvolvamos por la vida no nos atrevamos a muchas cosas y demostremos timidez por todas partes. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Nuestras actuaciones, generalmente, están ligadas a la imagen que tenemos de nosotros mismos. Por ello con las técnicas imaginativas puedes cambiar ciertos aspectos de tu imagen física o psíquica con los que no estés de acuerdo o incrementar aquellos que te parecen bien pero piensas deben ser mejoradas. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Hay personas que han querido adelgazar y con estas técnicas han perdido 4 a 6 kilos en mes y medio sin cambiar su régimen habitual de comidas de forma sustancial. Otras personas la usan para dejar de fumar (viéndose rechazando el tabaco o sintiendo que no le apetece fumar). También hay personas que han empleado estas técnicas con éxito para tratarse enfermedades de la piel del tipo de eczemas, psoriasis, cicatrices, etc., imaginándose con la piel sana. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Al decir que estas cosas son posibles puedo estaros engañando. En todo caso, el que yo diga que esto es posible no tiene ninguna validez para vosotros. La validez debes dártela tú mismo. Si alguien quiere adelgazar, utiliza el método y le da resultado, le habrá dado validez y podrá decir “si, vale”. Quien lo utilice y no obtenga resultado no podrá decir que no vale. Podrá decir “a mí no me ha servido, pero puede que a otra persona si”. Quien no lo utilice se quedará sin saberlo. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Para mí, lo importante es saber cuáles son los requisitos imprescindibles para que funcionen estas técnicas. Yo creo que son tres:

  • Necesidad: Debe ser algo que necesites realmente. Si quieres usar la técnica para dejar de fumar o para adelgazar, pero en realidad no sientes verdadera necesidad de dejar el tabaco o de estar más delgado, es posible que no funcione. Entre otras razones porque no dedicarás el interés y el tiempo necesarios. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

  • Aceptar la posibilidad de que ocurra. No se trata de creer que va a ocurrir, pero si, al menos, de aceptar que podría ocurrir. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

  • Práctica. Si te pones un objetivo que necesitas conseguir, debes trabajar por lo menos una o dos veces diarias hasta ver si tu objetivo se cumple en un tiempo prudencial. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

En estos asuntos es importante tener una actitud de “me encantaría conseguirlo y voy a intentarlo, pero sin obsesionarme”. Si, por ejemplo, intentas adelgazar, no debes pesarte todos los días para comprobar si has perdido algún gramo, sino, con tranquilidad, pesarte de vez en cuando. Se trata de hacer las cosas “por si acaso salen”, y no con la obsesión de conseguirlas. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

HACIA LOS DEMÁS

También podemos utilizar las técnicas de relajación creativa para canalizar nuestra buena intención hacia otras personas. Por ejemplo si un amigo me dice “tengo un dolor de estómago que me tiene fastidiado y no sé qué hacer”, puedo imaginar a este amigo con su cara de dolor de estómago y comprobar, usando, por ejemplo, un sistema de Rayos X imaginario, que tiene “irritación” porque tiene muchos «ácidos». Entonces le puedo aplicar un spray que quita los «ácidos». Una vez hecho, vuelvo a mirar su cara y ahora lo veo sonriente, sano y feliz. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Si alguien está angustiado, triste o deprimido y quieres canalizar tu buena intención hacia él, basta con lo que lo veas sonriente, sano y feliz, porque alguien así no suele estar ni angustiado ni deprimido. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

También podrías utilizar estas técnicas para mejorar relaciones personales, tantos tuyas con otras personas, como de otras personas entre sí. Por ejemplo, ese compañero de trabajo con quién te llevas mal o discutes siempre. Puedes imaginar al compañero y a ti mismo y ver que solucionáis vuestras diferencias, os lleváis bien y el trato se hace agradable. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Cuando haces un trabajo de este estilo para una persona y ocurre un cambio favorable en ella, puede ser simplemente una coincidencia. Y efectivamente eso es lo que pienso cada vez que ocurre, que es una coincidencia. Lo que pasa es que cuando te ocurre una y otra vez, aunque algunas veces no funcione, puedes pensar que estás aprendiendo a “provocar las coincidencias”, o qué es transmisión de pensamientos o que habrás hecho un curso de “brujería” en vez de relajación. Puedes pensar lo que quieras; el caso es que si alguien necesita tu ayuda, haz el intento y si esa persona sale beneficiada, pues, ¡Qué maravillosa coincidencia! (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Por supuesto existe la posibilidad de no creerse nada de esto y no usarlo. Quien no lo utilice no obtendrá resultados. A quien sí lo haga, no le puedo asegurar que le funcione; pero sí puedo decir que hay bastantes personas que lo emplean y les suele funcionar. Generalmente piensan que se trata de coincidencias, pero cuando ocurre con frecuencia llegan a pensar que realmente son “demasiadas coincidencias”. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

A lo largo de las semanas, te darás cuenta de la capacidad que tienes ahora para mantener la atención en una idea sin distraerte ni quedarte dormido. Puedes utilizar la relajación y la imaginación creativa en tu propio beneficio y quizás en el de otros. Con los ejercicios de relajación podrás crear “salud psicosomática”, imaginando salud en ti mismo o en aquellas personas que te rodean, manteniendo en tu imaginación los aspectos positivos y constructivos y cuidándote de apartar de ella las imágenes negativas. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 

Deja abierta la puerta de tus posibles capacidades que, si no se exploran o desarrollan, continuarán dormidas e ignoradas. (Del libro «Entrenamiento en Relajación Creativa» del Doctor Eugenio Herrero Lozano)

 


¿Te ha gustado el artículo?

Deja tu comentario