EL FUNCIONAMIENTO DE LA MENTE

Para entender qué son los pensamientos obsesivos conviene primero explicar rápidamente el funcionamiento de nuestra mente.

En ese vídeo consideramos que las emociones, tanto agradables como desagradables, no son una consecuencia de los acontecimientos externos y de lo que ocurre a nuestro alrededor, sino que son una consecuencia directa de nuestra forma de pensar. Es decir, no me emociono con lo que sucede, sino con cómo interpreto y pienso lo que sucede. Es lo que se conoce internacionalmente como el triángulo cognitivo, que hemos adaptado a nuestra “terapia de los Herrero”.

 

Este esquema es fundamental en nuestro trabajo: Con ello entendemos que es mi forma de conocer y de interpretar lo que realmente origina mi bienestar o mi malestar. Por tanto, podemos utilizar a las emociones como avisador de lo adecuado o inadecuado de nuestros pensamientos; las emociones no son nuestras enemigas, son nuestras aliadas. Lo que pretendemos es aprender a escuchar, no a tapar o a huir de nuestras emociones.

 

PRESENTACIÓN DE LOS PENSAMIENTOS OBSESIVOS

Siguiendo este esquema, cuando tengo un pensamiento agradable o desagradable, genero una emoción que tiñe al cuerpo – que es la base de sustentación de las emociones- de manera que el siguiente pensamiento va a ser del mismo tipo que el que originó el proceso.

Origen-de-los-pensamientos-obsesivos-El-triángulo-cognitivo
Origen de los pensamientos obsesivos – El triángulo cognitivo

A veces este proceso en tan impactante que ese tinte corporal hace que el pensamiento se retroactive y que se produzca de forma repetida: es lo que llamamos obsesión. Es decir, entramos en un bucle de pensamiento repetitivo.

 

El pensamiento obsesivo puede ocurrir con una canción. Decimos “¡se me ha quedado la cancioncilla pegada!” y esa canción está dando vueltas ahí. A veces es una frase, pero a veces es un pensamiento desagradable: “Mi jefe me ha mirado mal, me va a despedir”. Como me imagino ya viviendo debajo de un puente, la angustia traza un circuito en mi mente-cuerpo y me quedo con eso que en psiquiatría llamamos “rumiación”. Es decir, me quedo con un pensamiento dando vueltas en mi cabeza, en un circuito, rumiando mi pensamiento y con un sufrimiento creciente.

 

Todos nos hemos obsesionados alguna vez. ¿Quién no ha hecho alguna vez ese juego de ir por la calle intentando no pisar las rayas entre las baldosas? ¿Quién no se ha quedado enganchado con la idea de ese amigo que me dijo que había metido la pata?

 

TÉCNICA PARA RESOLVER LOS PENSAMIENTOS OBSESIVOS

El pensamiento es un proceso automatizado. Me levanto por las mañanas y se pone en marcha ya el pensamiento, parece que va por libre, va pensando. Alguna vez digo “me vienen pensamientos”, evidentemente sabemos que los pensamientos no vienen de ningún sitio, no andan por ahí y se meten en mi cabeza. Yo fabrico los pensamientos aunque algunas veces no me sienta su autor. Cuando tengo tendencia a la ideación obsesiva, hay una metodología muy eficaz que consiste en la repetición de unas frases mentales, lo que llaman en algunas religiones “mantras”.

 

Estoy Tranquila/o

En la técnica que creamos junto con mi hermano “Entrenamiento en Relajación Creativa” utilizamos muchísimo las palabras “estoy tranquila/o”. Decimos “estoy” al tomar el aire y “tranquilo” al soltarlo. Es decir, en la inspiración cuando tomo el aire repito estoy. Cuando dejo que el aire salga, repito “tranquilo”. ¡Puede parecer una tontería! sin embargo es una técnica de serenación muy importante.

 

En la palabra estoy, para mi hay tres conceptos. Estoy significa “yo, aquí, ahora” que es el presente. El presente es un espacio en el que no hay origen de sufrimiento. Cuando contacto con mi esencia, con lo que soy, en el sitio y en el instante donde me encuentro, me he instalado en el presente y el presente es un lugar de bienestar. El sufrimiento se origina al recordar sucesos del pasado e imaginando sucesos del porvenir, pero no tiene casi nunca su origen en el presente.

 

Tranquilo es un estado antagónico a la ansiedad, tristeza y enfado. De manera que cuando repito “estoy” al tomar el aire y “tranquilo” cuando lo suelto, estoy tomando contacto con mi presente, estoy volviendo al presente, estoy saliéndome de mi rumiaciones, de mis malestares, de mis problemas pasados y futuros.

 

El objetivo es que llegues a obsesionarte con esa repetición “estoy tranquilo”, porque esa “obsesión” por el presente desbanca a esas otras que estábamos llamando rumiaciones. Es una técnica eminentemente poderosa cuando se practica. En todas las técnicas de crecimiento personal hay un ejercicio respiratorio, una repetición mental o un mantra, del tipo que sea.

 

Si quieres acceder a técnicas más avanzadas para resolver trastornos y pensamientos obsesivos puedes acceder a nuestra vídeoformación “OBSESIONES” pulsando la imagen debajo:

Vídeoformación-obsesiones-guía-hacia-el-bienestar

    2 respuestas a "Cómo nacen los pensamientos obsesivos y cómo gestionarlos"

¿Te ha gustado el artículo?

Deja tu comentario