estrés

Cuando hablamos de estrés de manera generalizada, nos referimos a ese proceso que nos pone en alerta ante situaciones adversas, siendo una reacción natural que nos prepara a todos los niveles para actuar. Hoy en día se habla de estrés laboral, estrés familiar, estrés social o estrés emocional, a este último, al estrés emocional y a sus síntomas vamos a dedicar las siguientes líneas.

Estrés adaptativo y estrés perjudicial

Todo el mundo puede sufrir estrés, como hemos dicho es una reacción natural que pone nuestro cuerpo a punto para actuar en situaciones de alerta.

El gran problema llega cuando el estrés pasa de ser adaptativo a ser perjudicial cuando, incapaces de gestionarlo de manera correcta y adecuada se mantienen los niveles de alerta y se prolonga en el tiempo.

Así el estrés laboral afecta a nuestras actividades y desempeños laborales o académicos, el estrés familiar a nuestras relaciones de pareja o familiares, el estrés social a nuestras relaciones sociales y el estrés emocional afecta a nuestras emociones y a nuestra salud, produciendo cambios en muchas de las funciones, sistemas y órganos de nuestro cuerpo, como la respiración, la musculatura, el cerebro, el sistema digestivo o el corazón.

Reconociendo el estrés emocional

La ansiedad, el miedo, la confusión, la ira…, son algunas de las sensaciones o sentimientos que nuestro cuerpo experimenta, además de falta de concentración, obsesiones, pérdida de memoria, preocupación excesiva…

Estas sensaciones y pensamientos derivan en conductas nada deseables como dificultad para relacionarse, llanto constante o puntual y excesivo, ingesta compulsiva de comida, alcohol o sustancias tóxicas, apretar las mandíbulas…

Lo que nos lleva a sufrir cambios en nuestra salud, tales como dolor de cabeza, fatiga, tensión y dolor muscular, problemas digestivos, palpitaciones, insomnio, cambios de humor, dermatitis…

El estrés emocional y sus síntomas no se pueden encuadrar en un listado como si habláramos de resfriado y tos, fiebre o estornudos.

Como podemos ver los síntomas del estrés emocional abarcan sensaciones, sentimientos, pensamientos, conductas y problemas físicos.

Si crees que sufres estrés emocional es importante que empieces a pensar en ponerle solución, para que puedas volver a recuperar el control sobre tus emociones, y, por lo tanto tu salud y tu bienestar. Nosotros podemos ayudarte. Te esperamos en Guía Hacia el Bienestar.

 

¿Te ha gustado el artículo?

Deja tu comentario