UNIDAD CUERPO MENTE

Las últimas tendencias en métodos para adelgazar contemplan a la persona como un todo. Por eso incluyen, junto con hacer deporte y una  dieta equilibrada, llevar a cabo distintas terapias psicólogas.

 

En la actualidad, los aspectos referidos a conductas y emociones del sujeto constituyen uno de los pilares fundamentales a la hora de encarar una dieta o un proceso de adelgazamiento. Las nuevas teorías en este campo insisten en la importancia de la relación cuerpo-mente y en la concepción del ser humano como un todo orgánico, que incluye tanto elementos físicos como psíquicos. Son factores que el profesional no duda en tener en cuenta al establecer las líneas generales del tratamiento.

 

HIPNOSIS: ALGO MÁS QUE UN TRATAMIENTO

La hipnosis ha demostrado su eficacia en programas de adelgazamiento. La hipnosis parte de la idea de que el ser humano es un todo en el que las emociones, la imaginación y los pensamientos no pueden concebirse al margen de sus aspectos físicos. Lee nuestro artículo sobre hipnosis aquí.

 

Controlar el peso es controlar el pensamiento, ser dueño de tus estados emocionales y, por tanto, de tu conducta. Tanto la hipnosis como el control mental tienen como fin influir en la maduración del individuo, estableciéndose una relación armónica entre cuerpo y mente.

 

En el caso de la persona obesa, esta interacción está rota. Es a partir del tratamiento cuando el cuerpo y la mente se alían para luchar por un mismo objetivo: la consecución del bienestar físico y espiritual.

 

Con la hipnosis se pretende que el paciente interiorice la imagen que de sí mismo desea tener tras haber perdido esos kilos de más. La función del hipnotizador es ayudar a que la representación de esas imágenes mentales sea lo más clara y real posible. Se le hace reflexionar acerca de los alimentos que debe ingerir y de los que son nocivos para su organismo, provocando en su inconsciente un rechazo hacia éstos.

 

LA RELAJACIÓN CREATIVA

La relajación creativa supone independencia del paciente con respecto al médico, ya que este método permite el aprendizaje y control de su conducta sin necesidad de recurrir a ayuda externa.

 

Consta de dos fases: en la primera se alcanza el dominio de las técnicas de relajación corporal para superar los estados de ansiedad. En la segunda, se enseña a trabajar con la imaginación.

 

La denominada técnica del espejo consiste en invertir unos cuantos minutos al día en imaginarse a uno mismo frente a un espejo que nos devuelve ese aspecto físico que tanto desearíamos tener.

 

Puedes leer nuestro artículo «Entrenamiento en Relajación Creativa» – Los beneficios de la técnica y también acceder al libro completo a través de este enlace.

 

UN TODO LLAMADO MEDICINA NATURAL

Los medicamentos convencionales son cada vez más eficaces, pero cada vez más agresivos. Tratan los riñones y afectan al hígado, curan el corazón y estropean el estómago…frente a ello, los nuevos centros de salud apuestan por una medicina natural basada en la fitoterapia, la organoterapia, homeopatía, hidroterapia y oligoelementos.

 

El instituto Riomán de Barcelona, a partir de la idea de que los trastornos de sobrepeso pueden generar problemas pulmonares, cardiacos, endocrinos y psicológicos, ha elaborado un tratamiento individualizado contra la obesidad que conjuga los factores dietéticos con la medicina natural y una serie de terapias de apoyo para tratar problemas concretos.

 

Fase dietética

Sustituye el desayuno por un complejo de aminoácidos que previene la flaccidez muscular y protege la estructura ósea. Las otras dos comidas serán variadas, con alimentos que evitan la retención de toxinas y los difíciles de digerir. Utilizan lo que llaman un “sistema antidieta” en el que hay que saber que el pescado es más adecuado que la carne y las verduras frescas mejores que las cocinadas.

 

Fase terapéutica

Trata la obesidad a partir de extractos y esencias de plantas (fitoterapia). Se utilizan también oligoelementos y disoluciones infinitesimales de sustancias biológicas que normalizan la función de los órganos alterados en el paciente (organoterapia).

 

Fase de apoyo

Con una serie de técnicas que ayudan a reducir zonas concretas del cuerpo. Entre ellas, la mesoterapia: administración de bajas dosis de fármaco (organoterapia, enzimas y extractos de plantas) mediante inyecciones intradérmicas múltiples. Se emplea también para mejorar el trastorno circulatorio que suele acompañar a la celulitis y disminuir la retención de líquidos. Otras técnicas incluyen drenajes linfáticos, osteopatía, balneoterapia, etc.

 

HIDROTERAPIA Y TERMOTERAPIA

Según Elena Fernández Martín, médico hidrológico y especialista en nutrición del centro de Medicina Estética Zurbano, cada persona necesita un tiempo y una terapia para adelgazar adecuados a sus características personales.

 

Esta se inicia con una evaluación del problema y de los posibles trastornos asociados. En el caso de la celulitis se aplicarán distintas técnicas según su evolución y la posibilidad de que aparezca fibrosis en los tejidos: la electrolipólisis, mediante la inserción de finas agujas dentro del tejido adiposo, hace pasar una corriente pulsante indolora que vacía la célula grasa.

 

Frente a estas técnicas avanzadas se observa una vuelta a antiguos remedios, como el uso de plantas, sales, barros y lodos asociados a la termoterapia e hidroterapia.

 

La termoterapia

La termoterapia, de efecto calorífico, antiinflamatorio y reductor, se aplica sólo en la zona afectada. Los llamados “barros”, limos marinos y fangos medicinales, mantienen la temperatura al ser malos conductores. Según su composición se utilizan en terapias relajantes, antialérgicas o reductoras.

 

La hidroterapia

La hidroterapia tiene un efecto de estimulación corporal, vasodilatación y quema de grasas. El uso de chorros de agua y de burbujas potencia la relajación y masajea determinadas zonas del cuerpo. La introducción de hierbas, algas reafirmantes y sales hipertónicas que remineralizan la piel, o adelgazantes como el yodo, completa un tratamiento cuya mayor ventaja consiste en su resultado global.

 

LA VELOZ CARRERA HACIA EL FRIGORÍFICO

¿Por qué la angustia, la depresión y la ansiedad nos conducen al frigorífico? En mi opinión, la comida elimina la ansiedad porque:

  • Existen varios factores químicos durante la digestión
  • Elimina el miedo ancestral a la muerte por inanición
  • El bebé llora cuando tiene hambre, la madre calma su angustia y sensación de desamparo al alimentarlo. Y esto se recuerda.

 

Teniendo esto en cuenta, recomendamos las dietas en alimentos poco caloríficos, ya que un régimen basado en una alimentación escasa provocará estados de ansiedad. Además, aconsejamos normalizar la existencia, regulando los hábitos dietéticos y llevando una vida sana, sustituyendo las excursiones al frigorífico con otras opciones más saludables.

 

Si con estos remedios caseros no se elimina la angustia, será necesario recurrir a una medicación ansiolítica, técnicas de relajación o psicoterapia. Pero la conclusión es clara: si queremos, podemos.

 

LA IMPORTANCIA DEL FACTOR PSICOLÓGICO

Para el doctor Fancisco Albertos, director del instituto Albertos de Medicina Integral de Madrid, el objetivo del tratamiento contra la obesidad es incrementar la consciencia alimentaria del paciente para que éste no recupere kilos perdidos.

 

Para entender que existe una estrecha correlación psicosomática entre la ansiedad y el ánimo del obeso, la intervención humana y el factor psicológico juegan un papel fundamental.

 

Generalmente, las personas con sobrepeso tienen mala relación con su “Yo”. Se trata de que adquieran nuevos hábitos acordes con una mejor calidad de vida. Tras una primera conversación se somete el individuo a un reconocimiento que detecta qué obesidad padece y a un chequeo funcional para conocer el estado de sus órganos.

 

Terapia nutricional

Se propone al paciente un programa de alimentación deficitario en azúcares, alcohol e hidratos de carbono de absorción rápida. Cada semana deberá acudir a un control de peso. También tiene a su disposición una oferta de aparatos de gimnasia pasiva.

 

En los casos en los que existe un componente psicológico importante que dificulte el perder peso, se realiza un programa de entrenamiento mental (relajación concentrativa) que le ayuda a modificar su conducta alimentaria. Si se destaca el factor ansiedad o algún tipo de desequilibrio psico-afectivo, recibe el apoyo del personal médico, que contribuirá a solucionar la dimensión psicológica de su problema.

 

Las últimas tendencias en métodos de adelgazamiento combinan sabiamente el aspecto psicológico de la persona obesa junto con el puramente alimenticio. Todo, sin olvidar la ayuda externa de ejercicios físicos.

¿Te ha gustado el artículo?

Deja tu comentario