Nuestra forma de decidir es intuitiva, de cerebro derecho, muy rápida. Es lo que llamo Voz Interior o Ser sabio Interno. Nos indica a través de su lenguaje mudo, la emoción, la adecuación o inadecuación de nuestros pensamientos. Si pensamos de forma adecuada, nuestra voz interior nos lo señala a través de una emoción agradable. Si pienso de forma exagerada e inadecuada de un suceso el Ser Sabio interno me lo señalará con una emoción desagradable.

 

FUNCIONES DE LOS HEMISFERIOS CEREBRALES

Llamamos vivir al proceso de recibir datos a través de los sentidos, elaborarlos en el cerebro, emocionarnos y movernos para responder. En la observación de este proceso es donde crece la consciencia. Aunque hablamos de un solo cerebro, tenemos dos hemisferios cerebrales con funciones diferentes. El hemisferio izquierdo controla el funcionamiento del lado derecho del cuerpo y el hemisferio derecho ejerce el control del lado izquierdo del cuerpo.

 

El cerebro izquierdo

El cerebro izquierdo es racional, analítico, digital, actúa secuencialmente, va paso a paso. Es el lugar donde se asientan la lógica, la atención, el lenguaje, el tiempo como pasado y futuro. Con él elaboramos las matemáticas, los juicios y las críticas. Con el cerebro izquierdo fraccionamos las situaciones, las hacemos trocitos para poder incorporar la información, pues el aprendizaje se hace dato a dato.

 

El cerebro derecho

El cerebro derecho funciona de una manera completamente distinta, global, integradora, holística. No va paso a paso sino que observa totalidades, maneja conjuntos de cosas, elabora todos los datos a la vez. Es sintético, analógico, del presente, pero es “mudo”, no tiene lenguaje verbal. Su lenguaje realmente son las emociones: es el que tiene el total de nuestra experiencia, el cerebro intuitivo, la voz interior, en él reside el Ser Sabio Interno. Con él tomamos las decisiones intuitivas.

 

COMUNICACIÓN CEREBRO IZQUIERDO Y DERECHO

Cuándo nosotros vamos por la vida, lanzamos al cerebro izquierdo en una situación. La analiza, pasa la información al cerebro derecho y éste decide al comparar los datos analizados con la totalidad de nuestro conocimiento. Esa decisión no puede ejecutarla el cerebro derecho, que no tiene capacidad de acción, la pasa al izquierdo y éste la realiza. De manera que vamos moviéndonos del cerebro derecho al cerebro izquierdo continuamente. El izquierdo no toma decisiones, las toma el derecho pero no las puede ejecutar: las pasa al izquierdo que es el encargado de ejecutarlas.

 

¿Y si no hay comunicación entre los dos hemisferios?

Eso es casi imposible. Hay una banda enorme que conecta los dos hemisferios cerebrales que están continuamente funcionando como si fueran uno aunque sus funciones sean distintas. A través de esa zona de unión se produce la conexión de miles de millones de células nerviosas para que el cerebro funcione como una unidad, equilibrado y armónico.

 

Si no fuese así, puesto que las ideas están en el derecho y las palabras en el izquierdo, podría tener un pensamiento en el cerebro derecho, pero si el izquierdo no sirviera las palabras no lo podría manifestar. Si no estuvieran funcionando simultáneamente, podría tener ideas maravillosas que no sería capaz de expresar, o diría palabras sin significado. No puede no haber comunicación, lo que puede haber es que ignore desde el cerebro racional mis decisiones intuitivas porque no se ajustan a los criterios racionales aprendidos socialmente.

 

En este proceso cuando los dos cerebros funcionan estupendamente como en los niños no hay ningún problema. En los adultos nos han enseñado el uso de razón. Es decir, llego a una situación, analizo, tomo una decisión intuitiva pero el cerebro izquierdo dice «no, ¡cómo voy a ir por ahí! yo por aquí » y se separa un poquito de mis propios criterios profundos.

 

LAS EMOCIONES DESAGRADABLES COMO AVISO DEL ERROR

Cuando nos separamos de nuestros criterios profundos y dejamos de escuchar a nuestra voz interior, el cerebro derecho que es mudo se queja con una emoción desagradable. Tenemos un poquito de angustia, un poquito de tristeza, un poquito de enfado… No nos fiamos de nuestras decisiones intuitivas y antes de llevarlas a la práctica hacemos un segundo análisis racional, cayendo así en la duda, incluso, llegando a cambiar las decisiones primeras. Son esas veces en las que nos decimos “si hubiera hecho lo primero que pensé…”.

 

Las alteraciones emocionales proceden de nuestra forma de interpretar el mundo de fuera o de dentro de una manera parcial o exagerada. No tenemos en cuenta la totalidad de la información, llegando así a conclusiones con las que nos angustiamos. Si sigo con mi criterio racional en vez de escuchar a mi voz interior, ese error con el tiempo va creciendo, se va produciendo una divergencia cada vez mayor. La tristeza, el enfado y la angustia se hacen cada vez más fuertes y mi dolor emocional crece.

 

Es decir, voy empeorando hasta que llega un momento en que, si no he cambiado mis criterios racionales, se produce una divergencia peligrosa. Voy en una dirección totalmente inadecuada.

 

La voz muda del «Ser Sabio Interior»

En este caso, el cerebro derecho, el Ser Sabio Interior que es mudo y que no es fuerte, sí tiene la capacidad de detenerme, y me para. ¿Y cómo me para? Pues con una crisis de ansiedad, con una depresión profunda, una ciática, una gripe, un cólico nefrítico… Para el sistema.

 

¿Para qué? para permitir que reestructure mis conocimientos y mis decisiones, ajustándome a mi conocimiento interior y así pueda volver a ponerme en movimiento. De manera que cuando alguien viene a verme a mi consulta tengo clarísimo que esa persona ha sido parada porque se estaba encaminando de una forma inadecuada. Y no es una enfermedad, ¡es una suerte! porque le permite a esta persona reestructurar sus criterios para poder adecuarse más a su propio conocimiento profundo.

    4 respuestas a "¿Qué pasa si dejo de escuchar mi Voz Interior (mis criterios profundos)?"

    • India Linhart

      Querido Julio
      Gracias por tus artículos…videos…Son una fuente de inspiración y un recuerdo de nuestro contacto muy positivo.

      • Julio

        Buenos días, India:
        Muchas gracias por tu comentario y espero que estés muy bien
        Un abrazo

    • Encarna

      Muchas gracias Julio.
      Me encantan, tus artículos,son buenísimos y me ayudan mucho.

      • Julio

        Buenos días Encarna,
        Me alegro que te sean de ayuda!
        Un abrazo

¿Te ha gustado el artículo?

Deja tu comentario